PDF Imprimir E-mail

Alianzas para la educación y la formación profesional:

 

vigilantes del agua

 

 

Costa Rica históricamente ha priorizado la educación dentro de su agenda social y ha alcanzado niveles educativos relativamente altos en comparación a los países en la región, todavía persisten problemas serios. Por ejemplo, un gran desafío consiste en mejorar la cobertura de educación secundaria ya que dos terceras partes de los jóvenes no logran terminarla por tres razones principales: i) exclusión: algunos jóvenes no tienen recursos para asistir ii) expulsión: a otros les parece muy difícil iii) repulsión: una gran cantidad encuentra que es aburrido o irrelevante asistir.

Otro rezago de importantes dimensiones en la educación pública, es la deficiente infraestructura, relacionada no solo con falta de aulas, pupitres y sillas, tambien con el mal estados de los inodoros, lavamanos, oficinas y salas de profesores.

Asimismo, hay una importante carencia en a cobertura de servicios de biblioteca, internet, las rampas de acceso para personas con discapacidad, entre otros. Por ejemplo, solo el 20% de los colegios públicos tienen disponible servicio de internet y solo 12% de las escuelas públicas tienen un servicio de biblioteca. Además, las escuelas y colegios públicos tienen poco acceso a la tecnología, centros de informática, computadoras para estudiantes y administrativos, asi como laboratorios de ciencias – todo ello herramientas claves para una educación efectiva y relevante para el mundo de trabajo.- Otros rezagos que se han identificado son: mejorar la cobertura escolar, lograr una adecuación curricular que responda a las necesidades económicas y laborales del pais e incluir nuevas tecnologías en los programas curriculares.

Asimismo, la capacitación ocupacional y la actualización continúa de los conocimientos y capacidades de las personas, es un tema que se vuelve cada vez más importante como herramienta para mejorar la productividad de la fuerza laboral. En este ámbito, el Plan Nacional de Desarrollo propone el diseño y puesta en marcha de un Sistema Nacional de Formación Profesional, en ambas etapas el sector privado debería tener una fuerte presencia de índole reflexiva y operativa.

Dados los regazos y desafíos para la educación, pública y formación ocupacional en Costa Rica, la responsabilidad social compartida es un tema clave para apoyar los programas educativos en el país. Las acciones de RS deben buscar alternativas que complementen el rol del Estado y que apoyen los procesos de generación de capacidades en jóvenes.